Eslovenia, rival de España en semifinales

Valora este artículo
(0 votos)

El madridista firmó uno de las actuaciones más brillantes de su carrera (27 puntos y nueve rebotes) para acabar con la Letonia de Porzingis (34 puntos)

 

Viene el futuro lleno de pasión y osadía. Así se desplegaron en el Sinan Erdem eslovenos y letones, una batalla de rachas y fuegos artificiales a base de puro talento. Acabó triunfando la Eslovenia de Dragic, Doncic (27 puntos y nueve rebotes) y Anthony Randolph, un trío amenazante, rival de España el jueves (20.30 h., Cuatro) por un puesto en la final.Fue una extraordinaria batalla, dos equipos a tumba abierta. Un tobogán de intensidad, acción-reacción. Venció finalmente Eslovenia porque Letonia no tuvo suficiente con dispararse una vez al pie: a estas alturas, hacerlo dos veces es sinónimo de defunción. Pecó de grave inexperiencia.Experiencia competitivaA la vera de Dragic pero con el ardor del que se sabe macho alfa, Luka Doncic ha encontrado el hambre como reclamo en esta su primera experiencia con su selección. Se está liberando durante el Eurobasket de sus últimas semanas de temporada de espesura con el Real Madrid, amontonando una experiencia competitiva que es oro puro. Antes de agarrar toda la responsabilidad, quiere brindarle al base de los Suns una medalla en su despedida con Eslovenia. El día D era este martes de pasión en el Sinan Erdem. Así amanecieron los de Kokoshov, como motos.El 30-15 después de una antideportiva a Timma no presagiaba nada bueno para los letones, otros 'millenials' con ganas de renovar sus prehistóricas medallas (1939 y el oro de la edición inicial en 1935). Menos aún la tercera falta de Kristaps Porzingis. Y, sin embargo, a partir de aquel colapso en el amanecer fueron creciendo hasta hacerse poderosos. Remontaron con un parcial total de 19-37, acertadísimos los hermanos Bertans desde el perímetro.Cuartos hace cuatro añosPero no habían aprendido la lección. De vestuarios regresaron con uno de esos despistes imperdonables en estas cumbres. Un parcial en contra de 16-2 y la cuarta de Porzingis. Demasiado que remar cuando ya los eslovenos habían olido la sangre. No había terminado la puja pero casi cuando Randolph puso la máxima, ya en el acto definitivo (79-66). Todavía quedaba el último arreón báltico, un duelo descomunal del que las defensas habían dimitido hacía rato. Un poderosísimo mate y un triple fueron el último zarpazo de Porzingis (34 puntos). Sentenció Dragic con una penetración a falta de 30 segundos. Serán las segundas semifinales de su historia para Eslovenia, territorio de tradición y talentos. Pero sólo en 2009 olisqueó las medallas -ni siquiera en 2013, de local en Ljubljana-, cuarta finalmente en lo que es hasta ahora su techo.

Más en esta categoría: « Buffon paralizado por Messi

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Best gambling websites website

PORTADAS DEL DÍA

1644399
Hoy
Ayer
Esta semana
Ultma semana
Todos los días
1528
1895
7297
11766
1644399