Buffon paralizado por Messi

Valora este artículo
(0 votos)

Barça 3 - Juventus 0

El argentino, bigoleador, derrumba por fin al portero italiano en el claro triunfo del equipo de Valverde frente al subcampeón de la Champions

Rakitic, imponente, remachó a una Juve donde defraudaron Higuaín y Dybala

 

Siempre hay un momento en que uno tiene que quedarse quieto. Sin pestañear siquiera. Como si no hubiera otra manera de pasar inadvertido ante el acoso del tiempo. Los tacos de las botas de Gianluigi Buffon quedaron clavados sobre el césped del Camp Nou. Allí plantado no había un simple futbolista, sino un tótem en cuyo interior habita uno de los mejores porteros de siempre. Buffon, a sus 39 años, en su batalla contra el anochecer, se paralizó esta vez ante Messi. Lo había anulado en tres partidos. Pero nunca un remedio es eterno frente al argentino, bigoleador y tormento para la leyenda italiana. 

Que el Barcelona atrapara el primer triunfo en el estreno de la Champions frente al último finalista, y a su vez verdugo del ciclo de Luis Enrique, refuerza el afán de reconstrucción en el Camp Nou. Y eso que el juego planteado por Ernesto Valverde todavía tiene los rasgos adolescentes representados por el imberbe Dembélé, que estrenó una titularidad de la que fue borrado ya Deulofeu.

Hubo condicionantes, cierto. La Juventus de Allegri tuvo que soportar hasta seis ausencias, entre ellas las del ancla Khedira o la de guerrilleros como Mandzukic o Chiellini. Bonucci vive ahora en Milán, y Dani Alves disfruta de la vida junto a Neymar en el PSG.

Escurrirse de la jaula

No sólo eso, el equipo 'bianconero' penó de mala manera la lesión del lateral diestro De Sciglio, preámbulo del gol inaugural de Messi. Así, poco se le podía reprochar a un equipo que ha enhebrado las seis últimas ligas italianas y que, en los primeros 28 minutos, dispuso de hasta cuatro claras ocasiones para derrumbar la puerta de Ter Stegen. El propio De Sciglio, Dybala, que sólo apareció al principio y al final, Pjanic e Higuaín, otra vez pésimo frente al Barça, se quedaron a medias. Y ahí acabó la resistencia de la Vecchia Signora, incapaz de sostener las embestidas de un hombre que fue más pulga que nunca. Escurrirse de la jaula fue esta vez cosa de niños.

Antes de que el Barcelona se quedara con el balón e hiciera del segundo acto un monólogo, el equipo luchó por explorar los nuevos caminos dibujados por Valverde. Como ya hiciera en el último derbi contra el Espanyol, el técnico extremeño empleó ese dibujo asimétrico con el que ha revitalizado a futbolistas inapreciables con Luis Enrique, como Jordi Alba, ahora amo y señor del carril zurdo, o Rakitic, liberado de su labor de guardaespaldas de Messi.

Luis Suárez partió durante algunas fases del partido desde el extremo zurdo, aunque su hábitat natural fue el balcón del área, muy cerca del diez. Mientras que Dembélé, centelleante en el primer tiempo y agotado física y emocionalmente en el segundo, pisaba la cal de la orilla derecha. Con la fortuna de saber que, a su espalda, la potencia de Semedo bastaría para corregir cualquier desliz.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Best gambling websites website

PORTADAS DEL DÍA

1815848
Hoy
Ayer
Esta semana
Ultima semana
Todos los días
1392
2986
4378
12443
1815848