Analogía de las articulaciones humanas con las partes móviles de una máquina.

Valora este artículo
(0 votos)

Es verdad, bien hemos estado hablando en ésta columna acerca de la relación de la ciencia con los deportes, también es necesario hacer analogías entre el cuerpo humano y la tecnología, así lo hemos hecho durante todo éste tiempo.

 

Algunas veces hemos oído que si el motor de nuestro coche no tiene aceite corre el riesgo de atrofiarse severamente, o que si no engrasamos las bisagras de una puerta, éstas rechinarán y con el tiempo quizás dejen de abrir y cerrar. Lo mismo nos pasa a los humanos, específicamente en partes llamadas “articulaciones”, que son las “uniones” entre dos o más huesos, un hueso y un cartílago, etc. Las articulaciones son específicamente diseñadas para que podamos mover nuestros dedos, brazos, muñecas, piernas, y otras partes de extremidades, cada cierta distancia tenemos extremidades en nuestro cuerpo. Pero nuestras articulaciones no se mueven por sí solas, tienen algunos componentes que hacen cada uno su función y entre ellos está un poderoso lubricante.

 

El lubricante de las articulaciones hace la misma función que el aceite del motor de nuestro coche, la grasa de las bisagras de una puerta, en fin, el lubricante de cualquier parte mecánica que exista en todo el mundo. Pero el lubricante de las articulaciones es especial, está formado por líquido sinovial y es verdaderamente importante para evitar el desgaste de nuestros cartílagos y huesos, desde el punto de vista técnico, es un muy buen lubricante, pues si bien no soporta altas temperaturas como un aceite de motor, tiene que soportar la carga ejercida en las articulaciones, entre otras cosas.

 

El fin de éste artículo es que nos concienticemos, seamos deportistas o no, en darle mantenimiento preventivo a nuestras articulaciones, el cómo podemos hacer eso solo un médico experto nos lo puede decir, con el fin de que no dejemos de lado ese lubricante que tanto nos facilita el movimiento, es el lubricante perfecto, pero si lo descuidamos nuestros cartílagos dejarán de producirlo y es entonces cuando nos enfrentaremos a serios problemas, así como las máquinas se desgastan y los motores se desbielan, nuestras extremidades dejarán de moverse con facilidad y provocarán mucho dolor.

 

No puedo terminar éste artículo sin antes mencionar que un equipo de Investigadores en Boston ha logrado desarrollar un lubricante sintético para las articulaciones y así limitar el desgaste de las mismas. En resumen quiero dejar un mensaje: así como cuidamos que el aceite del motor de nuestros coches no esté muy desgastado, así mismo acudamos al médico a que revise nuestras articulaciones, aunque no se sea deportista, nadie nos salvamos de que un día dejemos de generar éste lubricante y estar en serios problemas de salud.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Best gambling websites website

PORTADAS DEL DÍA

1816458
Hoy
Ayer
Esta semana
Ultima semana
Todos los días
420
1582
4988
12443
1816458